3 oct. 2010

Seguir.-


Ignoramos la vida, ignoramos la muerte, lo que podemos ser y lograr hacer, divagamos entre sueños, frustraciones, algunos cayendo con las armas que nos impone el sistema, festejando la gran danza de los perdedores, día tras día, ignorando conscientemente nuestra vida y muerte, ignorando lo maravillosa que es la vida. Me rehusó a pensar que los prejuicios, las divisiones, el odio y la violencia acapararon nuestros corazones, destruyendo nuestra rebeldía, nuestra actitud, nuestra amistad, nuestros sueños, nuestro amor real. Me niego a pensar que hemos sido derrotados, que las vidas secuestradas, torturadas y asesinadas, por los estados terroristas, de este vapuleado planeta tierra, fueron en vano. La libertad que hoy gozamos no surgió de la nada, por favor no la pisotees, pese a que muchos amigos, compañeros ya no están, sigo de pie, seguimos de pie, seguiremos por siempre de pie, por amor... seguiremos!

¿Por qué somos así?


Hace tiempo en un lugar sin fin había un hombre que no hacia más que disfrutar su soledad y él solo sabía que existir se sentía tan precioso y natural casi que podía ser feliz, pero un día sin buscar encontró la alteridad justo enfrente estaba ahí y en un hombre vió caer un mundo puesto en sí y vió justo allí algo solo soñado compartir, saberse acompañado y así fundir un lazo tan humano... Por un tiempo él fue tan feliz olvidado de su soledad creyó alcanzar la eternidad pero hasta lo eterno tiene un fin, comenzó a codiciar a envidiar todo cuanto hacia era mentir y empezó a ver en su igual la amenaza de un rival que ya no podía existir y en un hombre vió caer un mundo puesto en sí. ¿Por qué somos así?
¡FESTEJEN EXISTIR!

¿este es el mundo que estamos creando?


Vivimos en un mundo dominado por el poder, el miedo, la rabia y las injusticias. Pisotear o ser pisoteados, donde la ira y el odio dominan las almas y las actitudes de las personas Vivimos en un mundo donde no se respetan los derechos esenciales humanos y animales y en donde se trabaja para consumir y se consume para ser consumido. En un mundo amarrado al capitalismo, a la globalización donde el progreso y el éxito son el fin, solo somos números, objeto y estadística, ¿ese es el mundo que estamos creando? El progreso de nuestro mundo será el resultado de más dolor.